Sally

Texto: Santiago García-Clairac

Ilustración: Sally Cutting

 

 

Sueños de dragón

 

La gente no lo sabe, pero los dragones tenemos sueños.

Por culpa de nuestro aspecto feroz todo el mundo piensa que somos animales sin sentimientos.

La culpa la tiene nuestra enorme boca con grandes dientes, esos cuernos puntiagudos, las escamas duras como el acero, esa cola agresiva, las zarpas con afiladas garras, el fuego que lanzamos por la boca, los ojos de serpiente…

Pero nadie piensa que somos sensibles… y que tenemos sueños.

Nadie imagina que nos gustaría tener otra vida.

Ya sé que nuestro destino es participar en terribles batallas, demoler altas torres, devorar caballeros, rugir, asustar…

Es verdad que hacemos todo eso, pero también es cierto que tenemos sueños e ilusiones.

Los dragones pasamos mucho tiempo metidos en cuevas en las que dormimos y soñamos.

Yo llevo toda la vida soñando con ser otra cosa.

Me gustaría ser princesa.

Me encantaría tener unos preciosos ojos azules, una piel fina y blanca, una larga cabellera rubia, la agilidad de una gacela, una voz melodiosa, un delicado cuerpo cubierto por bellos vestidos de seda y terciopelo, lucir hermosas coronas hechas de perlas y diamantes…

Sí, cada noche sueño con ser una bella y delicada princesa.

Y es que las princesas pueden hacer algo que los dragones no podemos hacer: las princesas pueden leer.

Si algún día mi sueño de ser princesa se hiciese realidad, pasaría mucho tiempo encerrada en una torre de mi castillo leyendo.

Así son las cosas en esta vida, nadie está contento con lo que es y aspira a ser otra cosa.

Así que yo, el gran dragón, quiero ser princesa.

¿Para qué?

Para hacer realidad mi sueño más profundo.

Si fuese princesa, me encantaría enseñar a los pequeños dragones a leer.

Ojalá algún día mi sueño se haga realidad.

Ojalá algún día los dragones podamos leer.

 

 

Esta es la web de Santiago:

www.loslibrosdesantiago.com

 

¿Quieres escuchar el cuento en la voz de Pilar?