Paquito

Texto: Ana Campoy

Ilustración: Adolfo Serra

 

 

Cuando Paquito nació

y lo sacaron del huevo

Doctor Dragón descubrió

que tenía ojos pequeños.

 

—¡Este hijo no ve un pimiento!

protestó Mamá Dragona

una tarde que Paquito

no pudo leer la hora.

 

Los hermanos de Paquito

eran cultos ejemplares

de una raza de dragones

con cerebros venerables.

 

Paquito no quería ayuda

ni de hermanos, ni de nadie

pero era una vida dura

perderse siempre en la calle.

 

Y por si esto fuera poco

Paquito tenía un sueño:

unas gafas de visión

para leer muchos cuentos.

 

Así que un día anunció

tras chocar contra un almendro:

—¡Yo seré un dragón lector

no un cegato escupe-fuegos!

 

Y se fue a ver al doctor

que le dio unos anteojos.

Ya el mundo tenía color

y un bonito borde rojo.

 

Y se hizo dragón lector

y también escribió versos.

Pudo cumplir su ilusión

y así acaba nuestro cuento.

 

 

¿Quieres escuchar el cuento en la voz de Pilar?