Nicodemo Sven

Texto e Ilustración: Mía Charro

 

 

El dragón de colores, antes era gris y aburrido. Se pasaba el día de aquí para allá. Molestaba a los niños con su aliento de fuego y casi no tenía amigos. También perseguía a las ovejas por el prado y espantaba a los jilgueros de los árboles.

Un día en el que las flores del naranjo perfumaban el aire, apareció en la entrada de su cueva un libro. Nunca supo quién se lo regaló. -¿Habrá sido el hada de la primavera? ¿El unicornio mágico quizás?- pensó. Él lo abrió, empezó a leer… y ya no pudo parar. Su color gris desapareció y su cuerpo se llenó de colores.

Desde aquel día, nunca más volvió a ser aburrido. Aprendió mil historias que contaba todas las noches en su cueva a los niños del pueblo y, colorín colorado, este cuento se ha acabado.

 

 

¿Quieres escuchar el cuento en la voz de Pilar?