Juan Silver

Texto: Roberto Aliaga

Ilustraciones: Laura Borrás Dalmau

 

 

Juan Silver no era un dragón normal y corriente.

Él era un poco más grande y más lento que los demás. Por eso no le gustaba jugar al fútbol ni dar saltos en el cajón de arena; y por las tardes, en el parque, se aburría como una Ostra Prehistórica —que eran muy parecidas a las ostras de ahora, solo que cien veces más grandes; y por lo tanto cien veces más aburridas—.

Lo que sí le gustaba a Juan Silver era leer, aunque leyera muy despacito, pero tampoco tenía ningún libro a mano.

Sin embargo, un día tuvo la suerte de encontrarse un catalejo debajo de un banco.

¡Era un catalejo precioso!

Y, gracias a él, pudo leer desde la distancia, sobre el hombro de una adorable dragona —una Dragona Lectora— que venía al parque todas las tardes.

Pero leer a escondidas —y con lentitud— tiene sus inconvenientes.

Hay que tener cuidado de que no te pillen… Por eso Juan Silver no dudó en colocarse sobre la cabeza aquel sombrero de tres picos que encontró otro día junto a los columpios.

¡Ja! Así sí que pasaba desapercibido a ojos de los demás, y podía seguir leyendo con su catalejo, palabra a palabra.

Porque el libro… ¡era tan interesante!

Una tarde de invierno, la Dragona Lectora dejó de visitar el parque.

Juan Silver se entristeció sobremanera.

“¿Y ahora, qué va a ser de mí?”, pensó. Y, mientras comenzaba a lamentarse, lentamente, aunque antes de que los ojos se le llenaran de lágrimas —cosa que le hubiera impedido la visión, como todo el mundo sabe—, Juan Silver descubrió que en el banco de la dragona había un libro. 

Era su libro. 

Ella no estaba allí, pero el libro sí.

Juan Silver cogió el libro entre sus manos y lo siguió leyendo lentamente, y con su catalejo, por costumbre.

Leía en el parque. Cada tarde.

Cuando terminó de leerlo y levantó los ojos… se encontró con que había llegado la primavera. Y, en los bancos del parque, ahora no había una dragona lectora, sino tres.

¡Y tres nuevos libros que leer! 

 

Este es el blog de Roberto:

http://roberto-aliaga.blogspot.com.es/

 

Este es el blog de Laura:

lauraborrasdalmau.blogspot.com

Las palabras de Laura:

Antes de ir al cole pintaba todas las paredes y los muebles, luego me regalaron una máquina de escribir con la que me inventaba cuentos, y seguía pintando hasta que, por fin, llegué a la ilustración, después de estudiar otras cosas (filología española, un doctorado en lingüística, e idiomas)..

 

 

¿Quieres escuchar el cuento en la voz de Pilar?